lunes, junio 17, 2024
Fútbol

Polémica: retiran estatua de Dani Alves en Brasil

Fue condenado en España por violación

La fecha del 22 de febrero es inolvidable para Dani Alves. Ese día un giro sombrío marcó la vida del brasileño ya que un tribunal lo sentenció a cuatro años y medio de prisión por agredir sexualmente a una joven en una discoteca de Barcelona.

Sin embargo, su estancia en la cárcel fue efímera, ya que a finales de marzo del 2024 obtuvo la libertad bajo fianza, pagando la astronómica suma de un millón de euros, tal como dictaminó la Audiencia de Barcelona.

Este escandaloso episodio desencadenó una ola de desprecio hacia la estatua que alguna vez se erigió con orgullo en una céntrica avenida de Juazeiro, en el estado de Bahía, en 2020.

El retiro por decisión del Ministerio Público

Retiraron la estatua a tamaño real de Dani Alves de su pedestal. Este monumento, que alguna vez fue el orgullo de la ciudad, ahora era el centro de una controversia que dividía a la comunidad.

La alcaldía de Juazeiro se vio obligada a acatar una orden del Ministerio Público. Antes de este dramático desenlace, la estatua había presenciado protestas tumultuosas y actos de vandalismo.

Movimientos ciudadanos y defensores de los derechos de la mujer se habían levantado en armas contra el homenaje a un hombre condenado por un crimen tan atroz como la violación.

Aunque las protestas tenían un eco poderoso, fue el argumento legal lo que finalmente inclinó la balanza. El Ministerio Público argumentó que la presencia de la estatua infringía las leyes municipales y estatales, que prohíben específicamente homenajear a individuos vivos con fondos públicos.

 Esta decisión se tomó tras una denuncia presentada por la incansable activista Manuella Tyler, quien no toleró la injusticia de honrar a un hombre condenado por un delito tan grave.

¿Qué dijo Manuella Tyler?

 En declaraciones a EFE, Tyler mencionó que, a pesar de ser una victoria «simbólica en el combate de la violencia contra la mujer», es «extremadamente significativa» porque demuestra que no se puede continuar dando «protagonismo y enalteciendo a quien cometió un crimen».

 Tyler afirmó que se siente «poderosa» y «aliviada», tras una ardua batalla legal, representando los anhelos y clamores de numerosas mujeres de Juazeiro y de toda Brasil, incluso enfrentando amenazas mortales, finalmente se logró hacer efectiva una demanda histórica.