jueves, junio 13, 2024
Fútbol

El Nacional, contra todo, pelea en Copa Libertadores

Pese a la crisis institucional que atraviesa, El Nacional resalta en lo futbolístico.

Sin directiva, con un interventor, a puertas de elecciones y sin poder inscribir a la totalidad de su plantilla en LigaPro, El Nacional busca permanecer en la Copa Libertadores. Este jueves 29 de febrero, el club enfrenta a Sportivo Trinidense de Paraguay.

Tras finalizar en tercer lugar dentro de la tabla acumulada en 2023, los ‘Puros Criollos’ consiguieron clasificar a la segunda fase previa a los grupos del torneo continental. Su debut oficial en la temporada 2024 se produjo en aquel certamen ante los guaranís.

De cara a tal partido, el conjunto militar llegó con las bajas de jugadores clave como Jhonnier Chalá, Andrés Micolta, Madison Julio, Maicon Solís, entre otros que fueron pilares para situar al club en el torneo internacional y no continuaron en este. A su vez, la escuadra tampoco realizó incorporaciones de renombre debido a su situación administrativa y, antes de viajar, parte de su plantel sufrió robos mientras realizaba la presentación de la nueva indumentaria.

Contra todo pronóstico, ‘Los Puros Criollos’ consiguieron un empate como visitantes en el choque de ida en Asunción. Un gol de Tomson Minda puso el 1-1 que dejó la serie abierta para su definición en Quito.

A pesar de aquel resultado, El Nacional tuvo inclusive claras chances de ganar , pues Bryan Tana desperdició un penal en los primeros minutos y Marcos Olmedo estrelló un remate en el poste. Para el empate también fue vital el papel de Leodán Chalá bajo los tres palos.

La definición arrancará a partir de las 17:00 y se jugará en el Estadio Rodrigo Paz. En caso de clasificar, los dirigidos por Ever Hugo Almeida enfrentarán a Colo Colo o Godoy Cruz en la última fase.

El Nacional y su crisis administrativa

En marzo, El Nacional escogerá su nueva directiva donde el virtual ganador es Marco Pazos, pues fue el único candidato que pudo cumplir con los requerimientos. Aquello se dará tras una serie de acontecimientos convulsos en la institución, pues esta se encuentra intervenida y, previamente, se cesó a otra directiva.

A mediados del 2023, la entidad deportiva llamó a elecciones tras los cuatro años de mandato de Lucía Vallecilla, quien buscaba la reelección ante Pazos. La presidenta ganó, sin embargo, el Ministerio del Deporte y la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) no la reconocieron ni ella ni a su directorio debido a irregularidades en el proceso electoral.

Ante tal decisión, las organizaciones betaron a Vallecilla y colocaron a Fred Larreátegui, presidente de AFNA (Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha), como interventor de El Nacional. En su encargo, el directivo se debió encargar de evaluar la situación del club, estabilizarla y convocar a otra votación.

Aunque parece existir una luz al final del túnel, a la víspera de elecciones Vallecilla también ha solicitado una acción de protección para que no se celebren los comicios, esta aún no ha sido aprobada. Asimismo, el DT Ever Hugo Almeida ratificó que, para la primera fecha del torneo nacional, no podrá contar con el 80 o 90 % de su primer equipo, pues aún no ha podido ser inscrito debido a que el club no ha completado todos los requerimientos de la LigaPro.

Ever Hugo Almeida, la clave en la incertidumbre

Los momentos de El Nacional en cuanto a lo futbolístico y lo institucional son paralelos. A pesar de que el rendimiento podría estar condicionado por lo que sucede a nivel organizacional, el conjunto criollo ha demostrado que puede mantenerse competitivo y una de las claves es Ever Hugo Almeida.

El histórico DT de los rojos, con quienes tiene dos títulos nacionales y un ascenso desde la Serie B, ha hecho mucho con poco. A pesar de las limitaciones de plantilla debido a los problemas administrativos, consiguió el regreso del equipo a la primera división para el 2023 y lo devolvió a la Copa Libertadores después de seis años de ausencia.

Para el 2023, con la base de los jugadores que volvió a la Serie A, este demostró que podía pelear en lo más alto. Con un fútbol vertical se situó segundo en la primera etapa del torneo, al borde de la final, y pudo repetir la clasificación hacia la Copa Libertadores aunque perdió jugadores vitales a mitad de la temporada.