lunes, junio 17, 2024
Fútbol

Liga no pudo con el Fluminense en la Recopa

Liga, que perdió 2-0 en el estadio Maracaná, fue un equipo defensivo.

El colombiano John Arias fue el verdugo de Liga de Quito. Hizo los dos goles (2-0) que le dieron el título de la Recopa Sudamericana al Fluminense.

Arias fue la sensación en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro, en el partido que se jugó la noche del 29 de febrero del 2024.

El extremo colombiano logró descifrar la estrategia que puso el entrenador español Josep Alcácer, de Liga de Quito.

Fluminense fue mejor que Liga

Fluminense fue superior en el partido ante Liga, equipo que respetó excesivamente a su rival porque casi siempre se quedó en su área.

Y una muestra de ese dominio brasileño fue el 88 % de posesión del balón, los 23 tiros totales, seis de ellos a puerta del golero Alexander Domínguez.

En el fútbol, el equipo que se mete en su área a esperar a su rival, casi siempre termina perdiendo. Y eso le pasó a Liga.

 Y la noche de este 29 de febrero del 2024, la historia estaba del lado del Fluminense que tuvo a su héroe en el colombiano Arias.

Diniz superó a Alcácer, de Liga

Los cambios del DT Diniz fueron acertados. Hizo ingresar a Marcelo, Guga y Renato Augusto, quienes le dieron orden y solidez.

Y ellos ayudaron a que el Flu juegue en el área de LDU. Y es así que a través de centros llegó el primer gol de Arias, a través de un golpe de cabeza, a los 76 minutos.

Ese tanto del extremo equiparó la serie. El partido de ida quedó 1-0 a favor de LDU.

A partir de ese tanto hubo otro partido, más emocionante, con hinchas que empujaban al equipo brasileño.

Liga y sus errores

Liga pasó de tener un cierto orden a cometer errores, a despejar el balón, a veces desordenadamente, en las ocasiones que llegaban al área del golero Alexander Domínguez.

En la cancha, el Fluminense presionaba, trataba de abrir espacios y en medio de esas acciones apareció una agresión de John Kennedy, que pisó a Óscar Zambrano (minuto 80).

Esa expulsión no mermó al equipo local. Fue lo contrario porque fue más incisivo, buscó los centros, los costados…

La zaga alba evidenció nerviosismo, desconcentración, al punto que Valverde cometió una infracción que terminó en penal y después en el gol del colombiano John Arias (90 minutos).